500 días juntos o los que sean…

Hace mucho que vi esta película, “500 días juntos”. Bueno, puntualizo, que medio vi, porque cada vez que la ponía y llegaba a un determinado punto la película tenía que cortarla porque las lágrimas empezaban a brotar de mis ojos. No sé si por la emoción que me causaba lo dulce que era o por la tristeza de no poder estar realizando lo que realmente quería.

Dibujo

Han pasado 3 años desde que medio vi la película y ya por fin la he visto entera. Os cuento algo del argumento: Summer, una joven cuya creencia en la existencia del amor es totalmente nula, llega al mismo lugar de trabajo de Tom, un arquitecto que escribe tarjetas de felicitación y cree absolutamente en el amor verdadero. Lo que más me atrae de la película no es la historia que hay entre los dos personajes que podemos extraerla de ahí y meterla en cualquier otra película del género y nos daría igual, sino el conjunto en sí:

  • La estética, porque la firma, Yiddish Chutpah, comulga con ese aire retro que no sólo desprende el vestuario sino que también está en los edificios, la arquitectura con la que sueña Tom, las pelis que ven juntos, la escenografía de Ikea…

collage500 days of summer - Zooey Deschanel - Manic pixie dream girl

  • La narrativa, que cuenta la historia de forma no lineal, lo que me resulta más atractivo.
  • Los diálogos. Frases tan preciosas como éstas se desprenden de los labios de los personajes:

«— ¿Qué somos?
— No lo sé. ¿Qué más da? Soy muy feliz, ¿tú no eres feliz?»

«No sé, creo que ella es mejor que la chica de mis sueños… ella es real»

  • Y por supuestísimo, la BANDA SONORA, y lo escribo con letras mayúsculas porque se me llena la boca al leerlo. Me resulta una bso de culto: The Smiths, She & Him, Regina Spektor, Feist, Simon and Garfunkel, Black lips, Hall & Oats … Pero mi selección es esta “Sweet Disposition” de The Temper Trap.

“A moment, a love,

a dream, a laugh

a kiss, a cry

Our rights, our wrongs”

Unfmv

El por qué

Nunca os he dicho por qué me dedico a esto, a diseñar. O a lo mejor sí, porque ya lo sabíais de antes pero yo no os lo he contado directamente, creo…

Realmente, no hay una decisión clara que llegara a mi vida y me dijera ¡¡¡tienes que diseñar!!! Casi como diría David Defín: “no sé si yo elegí a la moda o la moda me eligió a mí”.

Desde pequeña he estado relacionada con la costura y el patronaje. Mi abuela cosía y junto con mi madre nos hacían los míticos vestidos de niñas a mis hermanas y a mí. Sí lo juntas con que mi padre era profesor de literatura, apasionado de la historia y el arte y un magnífico escritor hacen de esta mezcla de las habilidades, de mi madre y mi abuela para la costura y la creatividad de mi padre, que se despertase en mi desde pequeña ganas de agarrar los retales que sobraban,  las tijeras, el pegamento y los rotuladores para hacer vestidos a mi ‘Barbie’.

Siempre me ha gustado dibujar, pintar, escribir, la fotografía, la música… todo lo relacionado con lo artístico, de hecho tengo primero de piano y hasta tercero de solfeo. Pero por creer hacer lo correcto, estudiar una carrera con salida profesional, me equivoqué . ¡Malditas seáis matemáticas! y lo peor es que se me daban bien, con lo que mis padres dijeron: “ale hija, tu para informática que con eso no te faltará trabajo”. Y así es, soy ingeniera informática, ni más ni menos. Pero no sé si por casualidades de la vida o porque esa inquietud o frustración o eso que está ahí guardado en tu interior, que no sabes lo que es pero que al final acaba saliendo. Pues eso me paso a mí y acabé convenciendo a mi madre para que me ayudara a materializar (patronar y coser) uno de lo miles de bocetos que tenía en mi “carpetita de sueños”.

falda ropa diseños exclusivos naif naïf

Un tiempo después, yendo de compras, en una tienda de estilo totalmente diferente al macro-universo-inditex, su dueño me dijo: “vaya, lindo vestido, ¿de qué firma es?” y en ese momento mis ojos se iluminaron y mis mejillas cogieron un color rosado y entre dientes salió mi vocecilla  con cierto tono orgulloso diciendo: “¡¡pues es un diseño mío!!”. A partir de ahí comenzó mi aventura. Hice un curso de patronaje industrial y saqué una mini-colección, las fotos las subí a facebook y parece ser que las prendas gustaban y la gente empezaba a interesarse por mi trabajo creativo.

falda vestidos naif naïf

Al salir del cine después de ver “Alicia en el país de las maravillas” de Tim Burton  me eche a llorar y dije: “Yo quiero hacer en mi vida cosas tan maravillosas como estas”. No me refería a dirigir una película pero sí dedicarme a algo con lo que estar satisfecha y que me resultara gratificante todo el desarrollo. Después de eso creí que debía profesionalizarme más e hice un máster en diseño textil y ¿el resto? pues el resto ya lo sabéis.

P.D. : quizás suene a tópico, pero creo que no hay que tener miedo a equivocarse, si no te equivocas no sabes si estás en el camino correcto…